“Todos los viajes –dijo el viajero– empiezan de la misma manera: con un paso que no admite dudas, con una puerta cerrada a tus espaldas, con la conciencia de que no puedes volver la vista atrás, porqué ya sólo toca caminar.”