Tastant Huaraz

Post en Català | Español

No en sabíem massa d’aquest nou lloc de la regió d’Ancash, però ens havien promès sol i bonics paisatges de muntanya (en quechua Huaraz= Waraq és ‘Amanecer’). A l’arribada ja vam veure que no es tractava d’un poblet rural com havíem imaginat, més aviat era una petita ciutat bastant transitada i atapeïda. Aviat vam veure que l’encant estava al seu voltant: la ciutat està rodejada de muntanyes, entre elles la Cordillera Blanca, que pertany al Parc Nacional de Huascarán.

La primera setmana vam permetren’s el luxe d’allotjar-nos en un hotel amb totes les comoditats occidentals fins decidir si ens quedàvem o no, i així poder acabar de tancar alguns projectes, i pena no vam passar.

Tot i que hi ha molts cims per fer, els primers dies vam prendre’ns-ho amb calma (a Huaraz, que està a 3050 m, fins i tot pujar escales ens costa) i vam decidir estrenar-nos pujant fins al llac Wilcacocha, a 3750m. S’ha de dir que, tot i que trobareu imatges fantàstiques (hi ha fotògrafs molt bons que sempre troben l’angle perfecte), el llac no és gran cosa, però el camí que puja fins al cim i les vistes que es veuen des d’allà, són impressionants! Pel camí vam menjar unes granadilles (sóc fan d’aquesta fruita tant marciana que veureu a les fotos) però no vam pensar en mastegar fulles de coca, pensant que pujar fins a 3750m no era gran cosa. Va ser un error de principiants, perquè al dia següent teníem un mal de cap dels que et deixen distret.

Al restaurant on sopem cada nit (ja sabeu que som molt fidels), vam conèixer a la Dianelvis, una viatgera de Veneçuela que feia artesania per vendre-la i així poder seguir viatjant. Li vam comprar una arracada i ens va transmetre aquell esperit positiu de viatger que va fluint fent camí. Ella i el Mike viatgen des de fa un any i mig fent autoestop i han recorregut Veneçuela, Colombia, tot l’Equador i part de la selva peruana. Han participat en projectes d’algunes comunitats i han trobat racons meravellosos, buscant sempre la manera més sostenible de viure. Vam compartir converses molt llargues i interessants amb ells, i jo especialment amb la Dianelvis vaig connectar-hi de seguida, com a dona, com a viatgera, i com a persona inquieta per aprendre moltes coses. L’última trobada va ser per compartir i intercanviar coneixements: ella em va ensenyar a fer polseres i jo li vaig donar alguns trucs per fer retrats mentre dibuixàvem al Mike.

La següent excursió la vam fer al llac Churup i la vam compartir amb l’Ellis, un francès que està al Perú des de fa uns mesos, i estava especialment fascinat per Cusco i els seus voltants. Per anar fins a Llupa, vam agafar una “combi” (furgonetes que fan d’autobús local) i d’allà vam caminar 1h 30m fins a Pitek, on començava l’excursió de debò que pujava fins a 4465m. El camí va ser dur, ens costava respirar i cap al final cada passa era un esforç. Aquest cop vam ser més previsors i vam beure molta aigua i vam mastegar fulles de coca per no agafar mal d’alçada (a mi em va funcionar!). A l’últim tram, que s’havia d’escalar, vam trobar a un brasiler que no veia molt clar fer-ho sol, i tots tres, com un gran equip vam arribar al llac després de 3 hores de caminada. L’Ellis ja feia una hora que ens esperava, ell anava lleuger com si fos la cosa més senzilla del món. El nostre esforç es va veure recompensat amb les boniques vistes que vam trobar-hi a dalt.

El Parc Nacional de Huascarán és el paradís dels amants de l’alta muntanya i els escaladors: està ple de llacs, cims nevats i rutes de tots els nivells. Per el seu entorn, per l’ambient tranquil, i perquè hem trobat un bon projecte per col·laborar, Huaraz ens ha captivat i hem decidit instal·lar-nos aquí per un temps.

Avanço que des de dimarts passat ja estem treballant a una escoleta, que es diu Semillas de Vida, fent de voluntaris. El proper post escriure més en detall sobre aquesta nova etapa, que ho mereix.



···································································································

Saboreando Huaraz

No sabíamos demasiado de este nuevo lugar de la región de Ancash, pero nos habían prometido sol y bonitos paisajes de montaña (en quechua Huaraz= Waraq es ‘Amanecer’). Al llegar ya vimos que no se trataba de un pueblecito rural como habíamos imaginado, más bien era una pequeña ciudad bastante transitada. Pronto vimos que su encanto estaba en sus alrededores: la ciudad está rodeada de montañas, entre ellas la Cordillera Blanca, que pertenece al Parque Nacional de Huascarán.

La primera semana nos permitimos el lujo de alojarnos en un hotel con todas las comodidades occidentales hasta decidir si nos quedábamos o no, y así poder acabar de cerrar algunos proyectos. No pasamos mucha pena, la verdad!

A pesar de que hay muchas cumbres para hacer, los primeros días nos lo tomamos con calma (en Huaraz, que está a 3050 m, incluso subir escaleras nos cuesta) y decidimos estrenarnos subiendo hasta el lago Wilcacocha, a 3750m. A pesar de que encontraréis imágenes fantásticas (hay fotógrafos muy buenos que siempre encuentran el ángulo perfecto), el lago no es gran cosa, pero el camino que sube hasta la cumbre y las vistas que se ven desde allá, son impresionantes! Por el camino comimos unas granadillas (soy fan de esta fruta tan marciana que veréis en las fotos) pero no masticamos hojas de coca, pensando que subir hasta 3750m no era gran cosa. Fue un error de principiantes, porque al día siguiente teníamos un dolor de cabeza de los que te dejan distraído.

En el restaurante donde cenamos cada noche (ya sabéis que somos muy fieles), conocimos a Dianelvis, una viajera de Venezuela que hace y vende artesanía para poder seguir viajando. Le compramos un pendiente y nos transmitió aquel espíritu positivo de viajero que va fluyendo en su camino. Ella y Mike viajan desde hace un año y medio haciendo autoestop y han recorrido Venezuela, Colombia, todo Ecuador y parte de la selva peruana. Han participado en proyectos de algunas comunidades y han encontrado rincones maravillosos, buscando siempre la manera más sostenible de vivir. Compartimos conversaciones muy largas e interesantes con ellos, y yo especialmente con Dianelvis conecté enseguida, como mujer, como viajera, y como persona inquieta para aprender muchas cosas. El último encuentro fue para compartir e intercambiar conocimientos: ella me enseñó a hacer pulseras y yo le di algunos trucos para hacer retratos.

La siguiente excursión fue al lago Churup y la compartimos con Ellis, un francés que está en el Perú desde hace unos meses, y que está especialmente fascinado por Cusco y sus alrededores. Para ir hasta Llupa, cogimos una “combi” (furgonetas que hacen de autobús local) y de allá andamos 1h 30m hasta Pitek, donde empezaba la excursión de verdad que subía hasta 4465m. El camino fue duro, nos costaba respirar, hacia el final cada paso era un gran esfuerzo. Esta vez fuimos más previsores y bebimos mucha agua y masticamos hojas de coca para no tener mal de altura (a mí me funcionó!). En el último tramo, que había que escalar, encontramos a un brasileño que no veía muy claro hacerlo solo, y los tres, como un gran equipo, llegamos al lago después de 3 horas de caminata. Ellis ya hacía una hora que nos esperaba, él iba ligero cómo si fuera la cosa más sencilla del mundo. Nuestro esfuerzo se vio recompensado con las bonitas vistas que encontramos arriba.

El Parque Nacional de Huascarán es el paraíso para los amantes de la alta montaña y los escaladores: está lleno de lagos, cumbres nevadas y rutas de todos los niveles. Por su entorno, por el ambiente tranquilo, y porque hemos encontrado un buen proyecto para colaborar, Huaraz nos ha cautivado y hemos decidido instalarnos aquí por un tiempo.

Avanzo que desde el pasado martes ya estamos trabajando de voluntarios en una escuelita, que se llama Semillas de Vida. El próximo post escribiré más en detalle sobre esta nueva etapa, que lo merece.

 

Información útil
···································································································
Hotel Klinton:
www.hotelklinton.com
Dónde: C. Juan Bautista 27, a 2 min. de la Plaza de Armas (Huaraz)
Precio: 80 soles/noche, habitación doble con baño (60 soles si sabes regatear)

Alojamiento La Soledad – B&B:
www.lodgingsoledad.com
Dónde: Jr. Amadeo Figueroa 1267, al lado de la Iglesia La Soledad (Huaraz)
Precio: 40-60 soles/noche, habitación doble (600 soles/mes, en temporada baja)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s