La nostra vida en una motxilla

Post en Català | Español

A principis de desembre deixàvem enrere Perú per anar cap a Equador. Vam passar dos dies en ruta de bus en bus (Huaraz – Trujillo – Máncora – Guayaquil) fins a arribar a la calorosa ciutat de Guayaquil. Sense saber molt bé què ens trobaríem ens vam deixar sorprendre per la seva activitat cultural i la seva gent del sud.

El nostre objectiu a Guayaquil era anar a veure la conferència de la Nati Bainotti, una viatgera argentina que des de fa un temps ha canviat l’autoestop per una bici i està recorrent part de Sud-amèrica amb un interessant projecte social. A la Nati la vam conèixer a través del seu blog mividaenunamochila.com, les seves històries ens van inspirar i ens van donar la força per emprendre la nostra nova aventura: començar a viatjar amb bicicleta per recórrer els països lentament i a fons. Ens va captivar especialment el seu relat a “Apuntes de una principiante” per la seva honestedat i humanitat, ens vam veure reflectits en les seves vivències, podia haver estat la nostra història.

Vam arribar a temps per a la xerrada i vam conèixer personalment a la Nati. Li vam preguntar de tot… i com ho fas quan tens una punxada? com vas aconseguir els spónsors? quin mapa portes? com ho fas per seguir amb la teva dieta vegana? on plantes la tenda?… I a totes les respostes ens transmetia aquesta seguretat i tranquil·litat del que confia en els altres i en la vida.

Vam quedar per veure’ns un altre dia, i aquella nit ens va presentar al seu amic de couchsurfing Cristian, un guayaquileny molt carismàtic. Ell ens va proposar recórrer en bici els seus racons preferits i ens va emocionar la idea de començar a rodar i així imaginar com serien els propers mesos en aquest nou mitjà de transport. El matí del dilluns vam començar a pedalejar sobrevivint al trànsit irrespectuós de la ciutat, ens vam trobar amb una altra amiga i junts vam anar a prendre un batut molt especial (alvocat, taronja, borojó i alfals). Vam dirigirnos cap a la illa Santay, i més tard, a la sortida del Jardí Botànic, ens vam adonar que la meva bici estava punxada, però després d’un intent d’arreglar-la, vam veure que l’única opció era fer autostop. Per sort, la gent era molt amable i de seguida vam aconseguir que ens ajudessin. Tots cinc més les cinc bicis vam pujar a una pick-up de tornada cap a Guayaquil. Aquell dia vam compartir aventures, molts riures i interessants converses. Com sempre, la ciutat i els seus habitants ens havien retingut més del previst i ens havien deixat amb ganes de tornar, potser la propera vegada hi arribarem sobre les nostres bicis…


··································································································································································

Nuestra vida en una mochila

A principios de diciembre dejamos atrás Perú para ir hacia Ecuador. Pasamos dos días en ruta de bus en bus (Huaraz – Trujillo – Máncora – Guayaquil) hasta llegar a la calurosa ciudad de Guayaquil. Sin saber muy bien qué nos encontraríamos nos dejamos sorprender por su actividad cultural y su gente sureña.

Nuestro objetivo en Guayaquil era ir a ver la conferencia de Nati Bainotti, una viajera argentina que des de hace un tiempo ha cambiado el autoestop por una bici y anda recorriendo parte de Sudamérica con un bonito proyecto social. A Nati la conocimos a través de su blog mividaenunamochila.com, sus historias nos inspiraron y nos dieron la fuerza para emprender nuestra nueva aventura: empezar a viajar en bicicleta para recorrer los países lentamente y a fondo. Nos cautivó especialmente su relato en “Apuntes de una principiante” por su honestidad y humanidad, nos vimos reflejados en sus vivencias, podía haber sido nuestra historia.

Llegamos a tiempo para la charla y conocimos personalmente a Nati, con la que enseguida hicimos buenas migas. Le preguntamos de todo… ¿y cómo haces cuando tienes un pinchazo? ¿cómo conseguiste spónsors? ¿qué mapa llevas? ¿cómo haces para seguir con tu dieta vegana? ¿dónde plantas la carpa?… Y a todas las respuestas nos transmitía esa seguridad y tranquilidad del que confía en los demás y en la vida.

Quedamos en vernos otro día, y esa noche nos presentó a su amigo de couchsurfing Cristian, un guayaquileño muy carismático. Él nos propuso recorrer en bici sus rincones favoritos y nos emocionó la idea de empezar a rodar y así imaginar cómo serían los próximos meses en este nuevo medio de transporte. A la mañana del lunes pedaleamos sobreviviendo al tránsito irrespetuoso de la ciudad, nos encontramos con otra amiga y juntos fuimos a tomar un batido muy especial (aguacate, naranja, borojó y alfalfa) para dirigimos a la isla Santay. Más tarde, a la salida del Jardín Botánico, nos dimos cuenta que mi bici estaba pinchada y después de un intento fallido de arreglarla, vimos que la única opción era hacer autoestop en una pick-up. Por suerte, la gente era muy amable y enseguida conseguimos que nos ayudaran y nos montamos los cinco, más las cinco bicis de vuelta a Guayaquil. Ese día compartimos aventuras, muchas risas e interesantes reflexiones. Como siempre, la ciudad y sus habitantes nos habían retenido más de lo previsto y nos dejaron con ganas de volver, quizá la próxima vez llegaremos sobre ruedas…

 

Información útil
···································································································
Hotel Velez:
Hotel Velez en Tripadvisor
Dónde: Calle Velez 1021, Guayaquil (Ecuador)
Teléfono: (4) 2530311
Precio: 16$/noche, habitación doble con baño (muy limpia, amplia y luz exterior)

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s